St Thomas Anglican Church

 
 

Centenario de la poesía en Español

 

Alejandro

Alejandro Mujica Olea, es un feligrés de Santo Tomás que ha estado muy involucrado en la poesía durante toda su vida en su país natal, Chile y aquí en Canadá (donde se convirtió en un ciudadano canadiense en 1980 en Edmonton, Alberta). Él es un consumado poeta y ganador de premios y ha publicado 5 libros de poesía. Para el año del Centenario, Alejandro se desempeña como nuestro Poeta Laureado y ha lanzadouna serie de poemas en el centenario.

Visita Tecito de más contenido en Español. Read the poetry in English.

 

100 años de Santo Tomas

En los relojes del tiempo,
marcando en arena,
marcando en sal,
marcando en sol,
marcando en recuerdos,
marcando en edades del tiempo
marcando en vidas que pasaron por Santo Tomas.

Cien años habiendo cumplido
con la fe y el saber
que formó tantos rebaños
de seres de fe, justicia y paz.
Hoy son el faro que guía 100 años
el amanecer de otro centuria de humanidad
es Dios y su pueblo con viñas y trigales.

Dios está arriba
su congregación esta abajo por cien años
en la aurora del tiempo
en el árbol eterno
donde los idos debajo de los astros
ahondan nuestras raíces en la tierra
de este templo de tablas.

Somos nuestro propio Dios
blanca luz de misterio,
iglesia madre de las edades
agua divina de fe en cada domingo
sembrado de flores los caminos
germinara la vida y la muerte
el beso del siglo, paz y armonía.

Alejandro Mujica Olea

 

Dios Toma Mi Mano

Oh Dios, toma mi mano
y guíame en medio de las
tormentas de moras y rosas,
aunque dulces y bellas hieren mi piel.

Dios, no permitas que mi pequeña luz
de poeta les siegue de envidia.
Dios, cuídame la felicidad del amor
que me brinda una mujer.

Oh Dios, enseñarme a caminar
en este nuevo mundo carnal y humano,
en esta nueva vida donde el peso de los años
cae sobre mis espaldas y me hunde en la tierra.

Dios, mi corteza de árbol ha envejecido,
sin embargo mi corazón late
en los ríos subterráneo de mi existir
como un joven recién nacido para el amor.

Oh Dios, toma mi mano
y guíanos por el
buen camino del amor, la fe,
la justicia y la paz en la tierra.

Alejandro Mujica Olea

 

El Altar

Las manos de Dios
en la brisa del atardecer
depositó las semillas,
que las ardillas tomaron y sembraron
en el vientre de la madre tierra.

El bosque nació y creció tan alto
que las ramas tocaron el sol
y las estrellas de la noche.
Las ardillas están alegres y
los pájaros cantan felices.

El árbol se identifica
por su corteza
a la familia a la que pertenece,
vital pulmón del planeta,
fertilizante de la madre tierra.

El árbol fue cortado,
tumbando su vida con su último lamento.
Con la sierra trozaron su cuerpo
en tablones dejaron ver su veta,
de madera fina para iglesia y altar.

Un carpintero llamado José,
con amor de tablón en tablón
construyo el altar donde celebramos
la última y la nueva cena.
Reina el Espíritu Santo en Santo Tomas.

Alejandro Mujica-Olea

 

Jesús, Gracias Te Doy Por Lo Que Soy

Jesús te llamo con mi voz
que clama tu amor.
Respondió Jesús
con voz de brisa de atardecer,
poeta Mujica,
tu carne ha caminado junto al dolor.

Jesús, gracias te doy por lo que soy,
Jesús, te pido ayuda en este último amanecer,
ayúdame a crecer, como una luz de experiencia
en mis años maduros, pon miel en mis poemas,
para la iglesia y para mi amada Teresa
ella me canta con los latidos de su corazón.

Jesús, en la faz de la tierra
dame la perfección,
en el amor hacia ti y hacia Teresa,
dame el refinamiento en la poesía,
la salud y el dinero.
Jesús, gracias te doy por lo que soy.

Alejandro Mujica Olea

 

La Mar Y Dios
La mar golpea y golpea la roca,
la mar golpea y golpea la roca,
la mar golpea y golpea la roca.
La roca imponente pone
su pecho altivo e indestructible.

Llegará el segundo, el minuto
la hora, el día y el año
donde de un golpe certero
la mar partirá la roca en dos,
como el cáncer quiere
partirme en dos.

La mar golpea y golpea
una roca contra la otra roca,
la mar golpea y golpea
una roca contra la otra roca,
la mar golpea y golpea
una roca contra la otra roca.

La mar poco a poco
convertirá las rocas
en roquitas más pequeñas
y estas roquitas en arena.
La mar mueve las arenas
donde ella las quiere poner.

Dios hace el mismo proceso
en nuestras juventudes
nosotros somos roca
en nuestras edades maduras
somos arena.

Alejandro Mujica Olea

 

Oración

Las formas geométricas en la oración,
puede ser ovalada, en línea, en circulo, rectángulo,
triangulo, acordeón, o en forma de cruz.
La unión de hermanos con su guía,
es lo importante en su armonía, amor, fe,
en la prédica juntos en el templo de Dios.

Feligreses oremos junto
a nuestro redentor
en la casa del Padre Celestial,
o en el hogar de la hermana, del hermano.

Las divinas formas simétricas
de buenos deseos en la suplica
nos toca el Espíritu Santo
como un espiral de humo
cruzará los cielos
hasta llegar al oído del padre.

Hermanos, hermanas, sacerdote unido
por una fuerza divina de amor
que es el centro, el canal, el puente,
el elevador que llega a Dios.

Alejandro Mujica Olea

 

Santo Tomas Cumple Cien Años

Cien años de bendiciones,
cien sonrisas de sus feligreses.
Cien años de vida y muertes,
que están a la diestra de Dios Padre,
mirándonos y glorificándonos desde
el Cielo, para que vivamos cien años más.
Hemos vivido porque hay tolerancia
y sabemos dar la bienvenida
a nuevos emigrantes,
a nuevos hermanos en la fe.

Somos jardín de fe y amor
que nunca ha dejado de crecer.
Dios y el Ángel de la Guarda
está con nosotros.
Somos muchas almas
de todos los colores
que formamos los pilares
del templo de Santo Tomas.
Celebramos con alegría y amor,
fe en Jesucristo nuestro redentor.

Alejandro Mujica Olea

 

Té O Café

Por una centena de años
en la cocina
hay un murmullo
de alegría de
abejas trabajadoras
en la colmena del amor y la fe.

Ángeles de la sonrisa
donde la delicia viene al paladar
son ellas las creadoras
del café y del té
las galletas, los dulces,
el queso, y todas esas exquisiteces.

Señoras violines del sacrificio
vendita sean en su
dedicación voluntaria,
labor de amor hacia
los hermanos y las hermanas
esmeralda de fe y la amistad.

Que sería sin ustedes
en su dedicación dominguera
donde reina la amistad
y el deseo de compartir
y conocerse un poco mas
entre amigos y amigas de fe.

En estos últimos cien años
feligreses contentos
alrededor de una mesa
junto a Dios que es puro amor.
Cien años de fe y esperanza
de un mundo mejor aquí en la tierra.

Alejandro Mujica Olea

 

Una Pianista En Otoño

A: Rita Attrot

Los dedos
de la pianista
se transforman
en mariposas
blancas y rojas
las que vuelan
sobre ventisqueros
de aguas cristalinas y frisadas.

Sus notas musicales
interpretadas
me transportan
a la ciudad costera
de Vancouver
donde la naturaleza
pinta las hojas
con brocha de arco iris.

Pétalos de árboles
que bailan la melodía
con la agilidad
de una bailarina de ballet.
Que paz en el alma
cuando se escuchan las notas
interpretadas en el piano
en el otoño canadiense.

Alejandro Mujica Olea

El Coro

A: El coro de la Iglesia Anglicana Santo Tomas

El coro con su concierto de alegría
dulce y armoniosas voces,
canarias y canarios de la tierra
voces de trompetas celestiales
cantan a nuestro Dios cada semana.

Voces acompañadas de una pianista
con sus manos de mariposa revolotean
sobre el teclado del piano que
dan la melodía del júbilo, esperanza
y alabanza que van al cielo, a nuestro Dios.

Un órgano y su conjunto que clama con sus sonidos
de agasajos al Espíritu Santo, a Jesús,
a nuestro Dios, a su parroquia y a su sacerdote.
Una iglesia sin coro es tan helada
como un invierno canadiense.

Alejandro Mujica Olea